Estatuas románticas

El silencio de los años se vuelve arduo y venenoso. Va agotando las fuerzas y fatigado, va apretando las entrañas hasta matar el aliento. Va consumiendo; el silencio es droga. Va vaciando; es un globo desinflado por el tiempo. El silencio de los años es un puñal, una navaja clavada en las alas y en los […]

Leer más Estatuas románticas

Julia al óleo

Una ráfaga de viento la tambaleó intensamente, como un latigazo inadvertido y brusco. Y el aire: oxígeno, hojas secas y otras partículas misteriosas, se adentraron en su lagrimal cansado. Julia sólo cerró el párpado izquierdo, vigilando con el ojo derecho los paneles de la estación. Tuerta por el otoño y desorientada por la oscuridad y las […]

Leer más Julia al óleo

El ascensor

Ella no se sentía la única ni la primera. Tampoco se sentía la mejor. Ni siquiera se consideraba importante en demasiadas ocasiones. La sensación que experimentaba resultaba algo confusa al amanecer, demasiado excitante al caer el sol. La madrugada gateaba hasta su calle y le desabrochaba los botones.  Y cuando llegaba al portal él la […]

Leer más El ascensor

Juego de dedos

El sigilo se iba transformando lentamente en susurros de almohada y tez. No me costó despertar porque era agradable hacerlo entre finos hilos de luz y juego de dedos sin ambición. El índice buscaba a su alter ego y el meñique acariciar el pulgar. Cuello con cuello, mano con mano iba despidiendo el sueño. Temblaban […]

Leer más Juego de dedos

Pestañear ligeramente

Quise explorar tus ojos verdes de manera disimulada pero absoluta. Cambiarlos por los míos y entender tu mundo. Pestañear ligeramente.  Dormir con ellos para sentir la pesadez de sus párpados. Examinar la pupila, hacerla grande a oscuras y diminuta con la luz. Quise probar tus lagrimales y probar el sabor de tus lamentos. Saber cuánto […]

Leer más Pestañear ligeramente

Mendiga

Necesito desordenar mi casa para saber que habita alguien en ella. Y comportarme como una histérica, enfadarme con el espejo para sentir algo, confirmarme que sigo viva. Acariciarme durante horas para llegar a imaginar un triste escalofrío, cambiar de perfume para creer que la esencia de mis sábanas pertenece a un “nosotros” y no a […]

Leer más Mendiga