Mendiga

Necesito desordenar mi casa para saber que habita alguien en ella. Y comportarme como una histérica, enfadarme con el espejo para sentir algo, confirmarme que sigo viva. Acariciarme durante horas para llegar a imaginar un triste escalofrío, cambiar de perfume para creer que la esencia de mis sábanas pertenece a un “nosotros” y no a […]

Leer más Mendiga